Retrato

El cabello, casi negro, cae con gracia sobre los hombros.  Siempre ha sido tan lacia… No lleva fleco; le gusta acomodarlo de lado para enmarcar su rostro blanco, y a veces lo amarra en una coleta alta que, de todos modos, deja escapar mechones. Su peinado es relajado a pesar del rigor con que da tres vueltas a la liga. Tiene la piel salpicada de lunares, pequeñas constelaciones que interrumpen su palidez. La nariz es redondita, de esas que dan ganas de morder; separa los ojos un poco rasgados, medianos y cafés. Cuando sonríe, parece cerrarlos por completo, cosa que a ella no le encanta. Más abajo, los labios delgados que dibuja de mil colores; el rojo,su favorito. El cuerpo pequeño y delgado parece frágil… Parece, no lo es. Es fuerte: se le nota alguno que otro músculo y busca marcar los que le faltan. Tiene más nalgas que pechos, cintura estrecha y piernas rellenitas como bailarina de ballet.

Es temperamental, aunque se esfuerza por no serlo. Su paciencia es casi nula… Todo el tiempo tiene prisa, se desespera cuando alguien le estorba. En los momentos de calma, nadie debe interrumpirla. Cuando se enfada, se vuelve torbellino, un revuelo que hace que las cosas tiemblen a su paso. Sabe encontrar las palabras más hirientes y las grita como niña berrinchuda; tarda mucho en llegar a la calma, y cuando llega, lo hace con una disculpa en la mano, a veces a regañadientes, a veces sincera. Es amante del mundo y le gusta ayudar. No come carne, separa su basura, consume poco plástico… Se apasiona con esas causas e intenta convencer al mundo de que el vegetarianismo es la respuesta para detener el cambio climático. Se inspira en la frase del Dr. Seuss: “Unless someone like you cares a whole awful lot, nothing is going to get better. It’s not.”, tiene tatuado un “unless” en cursiva, en el brazo izquierdo.

Es brillante, creativa, estudiosa; nunca está quieta, necesita cambiar de aires de cuando en cuando, así que se dedica a viajar, ya sea cerca, a Cuernavaca, o lejos, a Birmingham, el punto esconocer y aprender… Y comer. No hay cosa que le guste más que salir a comer, cualquier restaurante nuevo es el perfecto pretexto para juntarse con quienes más quiere y comer. Los postres son su perdición, cualquier cosa que tenga pan, cajeta, mermeladas, frutos rojos, y que incluya un americano o un latte, le hará el día. Los museos, el teatro, los conciertos,la renuevan,cuando no está viajando o comiendo, está en la última exposición, bailando y cantando con algún artista que le guste o llorando con la tragedia que vive algún personaje.

Es sensible, pero estoica, no dejaque nadie vea que algo le duele, no dejaque nadie se acerque, y si te ha dejado, eres uno de los pocos. No le gusta charlar sobre sus sentimientos, casi como si le avergonzaran, sentirtristeza es, para ella, inaceptable, imperdonable, quizá porque la hace sentir débil, y ¿a quién le gusta sentirse así? Es hostil, hosca, los únicos momentos en los que recibirás un abrazo suyo, será en tu cumpleaños, en navidad y Año Nuevo, quizá también un día si te ve destrozado, y eso depende, de qué tan mal estés… Es la mejor amiga, si necesitas algo, ahí estará, no importa qué, su amor es incondicional.

xx linette

Advertisements

2 thoughts on “Retrato

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s