Maestra Linette

Terminé. Por fin, terminé. Pensé que estaría re contenta. Y no. Van dos veces que lloro, cosa que no es conveniente cuando se busca consuelo abrazada a un perro: nomás va a intentar lamer tus lágrimas e interrumpir el momento. (Aun así, todos amamos a Pookie.) Antes de escribir esto, me fui a golpear costales. “Me hará sentir mejor.”, pensé. Creo que me desahogué más con el llanto. Lo que no se me ha quitado aún son las ganas de asomarme por una ventana y gritar que soy Maestra.

Ha sido un día curioso, un final curioso. Me siento como si estuviera terminando una relación: voy a extrañar Casa Lamm, a mis profesores, sus salones, los escalones, la pelea del aire acondicionado, mis compañeros, a mis Rufianes. Estoy tan cansada que sólo quiero dormir y leer novelas de las que no exigen el esfuerzo de una sola neurona. Tengo algunos libros que terminar, pero quizá vuelva a ellos el próximo mes. Quiero escribir ensayos queja y cuentos que me he guardado “para después”. Tengo toda una “saga” (ay ajá) planeada, pero debo calendarizar, poner todo en orden.

Es chistoso, porque jamás pensé que llegaría aquí. Desde los doce, mi meta era desvanecerme lentamente. Mi esperanza de vida no pasaba de los 20. Tengo 27 y una maestría, un trabajo estable, un perro feliz, pasiones que me llenan el alma y un pibe sin dientes. No sé a quién agradecerle primero. Y no creo que decirles lo mucho que agradezco sea suficiente. Entonces, empezaré con mamá, que no me ha soltado nunca, que me ha obligado a levantarme cuando simplemente no puedo más. Sé que no fue fácil, verme como me vio, hacerse escuchar cuando nadie podía llegar a donde estaba yo. No fue fácil verme llorar cuando no quería comer o cuando recaía en self harming. Lo siento tanto, mamá. Y gracias, por insistir incansablemente en que podía, por creer en mí, por estar aquí.

Luego está Sisi, me ha apoyado incondicionalmente, me escucha sin juzgarme y me obliga a salir con amigos y distraerme. Es la mejor compañera de viajes, de los que usan avión y de los mentales o filosóficos, hablo de que gracias a ella estoy viviendo mi etapa más feliz, saludable y eco friendly ever. No podría sin ti.

A abuelita, porque fue EL ejemplo a seguir. Y aunque no esté aquí ya, sigo buscando formas de hacerla sentir orgullosa. Porque me encantaría poder contarle todos los libros que he leído, para que me diga de nuevo: “¿ves cómo si le entendiste? ¡Si me lo contaste todo!”. Imagínense abrazarla y decirle: abue, soy maestra.

¿Cómo no agradecer a papá? No siempre ha estado en cuerpo, pero siempre en mente y alma. Fue él quien me leía antes de dormir, quien recitaba a Amado Nervo como yo jamás he podido (por más que lo intento) y quien me contó las primeras historias mágicas que escuché en la vida. Eres un cuenta cuentos, aunque no los escribas.

He olvidado la cuenta de las veces que le he agradecido al todólogo más todólogo que conozco, quien me llevó a descubrir Casa Lamm después de haberme acompañado por los lugares más oscuros de mi mente. Gracias, Enrique, por llevar la lámpara siempre, por leer mis textos y criticarlos cuando tienen que ser criticados o amarlos cuando sí están decentes (hahaha).

Tampoco habría podido sin la ayuda de Flavio, mente brillante, gran amigo y ejemplo a seguir. No tengo cómo medir lo agradecida que estoy y lo mucho que lo admiro. Ojalá algún día tenga toda la energía, la buena onda y las grandes ideas que tienes, tu confianza en la gente, tu curiosidad y tu amor por el aprendizaje.

Mi familia entera, que no nada más me inspira: me hace querer ser mejor para poder algún día estar (mínimo) cerca del nivel tan altísimo que tienen de talento y dedicación. Es un placer charlar con todos ustedes y espero no aburrirlos nunca.

Antes de pasar a los amigos: pibe. Que ahorita no entiende mucho, pero siempre ha respetado (como ahora) cuando le digo que estoy escribiendo. Es quien se ha tenido que chutar a todos los autores conmigo, aunque sea nada más para arrullarse. El dude es básicamente un motor: cuando ya no puedo más, viene y me abraza, me pide que juguemos o veamos una película. Me ha obligado a tener un perfecto balance entre la fiesta y el trabajo o estudio. Quiere que ahora que soy Maestra le escriba un cuento. Deséenme suerte, que no sé cómo hacer finales felices (hahaha).

Bien, los amigos. El primer gracias es por entender y respetar mis tiempos locos. ¿Quién en su sano juicio va por flautas ahogadas a las diez de la noche? ¿O viene a beber vino una tarde de jueves? Esas son “amistades bergas” (HAHAHAHA). Luego el gracias por entender cuando nomás no podía verlos porque había que leer, escribir ensayo, cuento o (por amor de Dios) dormir. Por eso somos amigos, y por eso los amo.

Y ya, por último, al ser con el que empezamos este texto: el ancianito gordo que patea agresivamente su plato cuando quiere croquetas. Inspiración de uno de mis cuentos favoritos, mi almohada, acompañante y refugio incondicional. Y no pasa nada que no lo mencione, de todos modos, él no entiende nada, sólo sabe que lo amo y me ama también. ¿Adivinan quién?

Advertisements

3 thoughts on “Maestra Linette

  1. Mami una vez más lloro con tus textos. Nada qué agradecer, ese es el trabajo de las mamis. No pierdas nunca esa sensibilidad y ese amor por tus seres queridos y por la escritura. Eres mi escritor favorito!!! Te amo

    Like

  2. Lo amé, gracias por escucharme siempre y estar siempre a pesar de mis mood swings, eres la mejor amiga y hermana, no podría pedir más!!! estoy muy feliz y orgullosa de que has llegado hasta aquí y aún falta más!

    Like

  3. ES HERMOSO,
    SE LEE QUE
    APRENDISTE,
    Y SI,
    *GRITALO*
    LO VALE TU
    ESFUERZO
    ERES *MAESTRA*

    FELICIDADES
    TE AMO

    es Pookie

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s