Olivia

Holi, amigos y bienvenidos al blog que no es blog. Hoy les dejo un cuento, ustedes decidan si tiene final feliz o no y dejen su opinión en los comentarios. ☺️ ¡Muchas gracias por leer (también se vale compartir)! ☁️🍃✨

Olivia

Por Linette Cozaya Otto

Cuando se fue, el silencio en la habitación se sintió de golpe. ¿Qué acababa de pasar? Ambas dijimos cosas horribles. Estoy consciente de que fui yo la que le dio una cachetada. ¿Podía justificar eso? ¿Qué tan válido era un golpe contra lo que ella había hecho? ¿Qué tan válido era un golpe? Después de eso no había vuelta atrás. Aunque hubiera dolido más lo que ella hizo, un golpe es un golpe, ¿verdad? Me dejé caer en mi silla del comedor. ¿Qué sigue ahora? ¿A dónde habrá ido? En realidad no tiene dónde ir: nuestras familias y amigos están lejos. Había dejado todo por estar conmigo, así como yo por estar con ella. Un café, quizá, a calmarse, ordenar ideas y más tarde volver. ¿Volver a dónde? ¿A mí? ¿A nuestra casa? ¿Nuestra? La cabeza me da vueltas. Me levanto para hacerme un café, estoy temblando y no lo había notado.

Hace mucho tiempo, parecen siglos, conocí al amor de mi vida, sin saberlo. Jugábamos a la escuela de magia, saltábamos la cuerda, descubrimos el maquillaje y la báscula juntas. Luego ella tuvo su primera relación: un tipejo horrible que se creía parido por los dioses. En realidad no era mala persona, pero yo lo detestaba sin entender que estaba celosa, porque era yo quien quería estar entre sus brazos, era yo quien quería acariciar su cabello que olía siempre a fresas o coco, era yo quien quería ser su primer beso. La relación con Roberto no duró mucho, ella lo engañó con otro, para luego empezar una nueva historia juntos, que tampoco resultó. Olivia se aburría pronto de los chicos con los que salía, empezó a probar con chicas. Me dolía verla siempre con alguien nuevo y que a mí no me diera ni siquiera oportunidad. En realidad era culpa mía, seguía actuando como amiga y demostrando cero interés por salir con ella de forma romántica. Tenía miedo: ¿y si se aburría de mí también?

Salimos una noche solas, girl’s night para celebrar que terminamos la preparatoria. Bebí de más, valor líquido, le dicen. Bailábamos entre gente sudorosa, en el mismo o peor estado etílico, cuando le robé un beso. Obvio no se lo esperaba, se apartó, me miró. Parecía que estaba a punto de enfadarse, pensé que diría “¿qué coño haces? ¡Somos amigas!”. Me tomó del cuello con una mano, cintura con la otra y por fin nuestro primer beso. Ya había besado antes, me había decepcionado que no fuera como en las películas, pero éste sí que lo fue: de pronto nos movíamos en cámara lenta, la música, las luces, la gente, todo dejó de importar, todo pasó a segundo plano. Desde ahí: inseparables.

Era perfecto, a donde fuéramos, con quien estuviéramos, la felicidad nos seguía. Entre helados, tiendas de ropa, películas en su cama y fiestas, me sentía plena. La miraba y se sonrojaba, brillaban sus ojos y se acomodaba el cabello para luego besar mi nariz. Es perfecta: su piel bronceada, tiene muchos lunares, pero no llegan a ser pecas, se le enchina un poco el cabello, a manera de caireles cafés que caen hasta la mitad de su espalda, de nariz respingada, chiquita, ojos grandes cafés, con muchas pestañas lacias de las que me burlo: “son pestañas de vaca”, le digo. Su cuerpo también es perfecto, de complexión delgada y fuerte, la niña no se está quieta y hace el doble de ejercicio que yo. Adoro la curva que hace su espalda al llegar a su trasero, la timidez de sus senos cuando no usa brasier y sus pies siempre fríos, con dedos más largos que los míos. ¿Por qué había dejado de seguirnos la felicidad?

Olivia no había tenido una relación estable hasta que ese beso empezó lo nuestro. Después de dos años en la universidad, nos fuimos de intercambio: ¡solas! ¡A estudiar fuera! Nada sonaba más adecuado. Nuestras familias nos despidieron en el aeropuerto y volamos al otro lado del mundo a vivir juntas, por primera vez. Nuestra casa era un apartamento de una sola recámara, un baño no muy grande y una cocina que a la vez servía de comedor y mirador, con su gran ventana/balcón. Funcionábamos bastante bien, aunque Olivia es de las que no les importa de dónde aprietan la pasta al servirse en el cepillo de dientes, ni el sentido en el que se pone el papel de baño. Le gusta cocinar, así que se encargaba de las comidas y yo de limpiar todo al final. Lavábamos la ropa una vez cada dos semanas. Limpiábamos todos los domingos. Todo lo digo en pasado porque no sé qué procede ahora. No sé si seguiremos haciendo así las cosas. No sé si volverá aquí conmigo, con su familia o… No quiero pensar en la otra chica con la que ha estado saliendo. Por eso le di la cachetada: cuando pregunté cuántas veces se había acostado con ella, respondió que lo había hecho durante un mes. El café no sabe a nada, a pesar de que le he servido dos cucharadas de soluble. Por fin me empiezan a salir las lágrimas, me vuelvo a la silla y miro el cielo mientras lloro. Me suelto poco a poco, ya no son sólo las gotas gigantes de sal las que salen sin control, también gemidos y maldiciones. Lo siento por mis vecinos.

Se abre la puerta, no volteo y sigo berreando. Olivia se acerca, se hinca a mi lado y se recuesta en mi regazo. Cuando esconde así la cara es porque ha llorado, seguro tiene ojos y nariz rojitos, también así me encanta. Dice que lo siente, me ofrece disculpas, explica de nuevo que no tiene cómo justificar lo que hizo. De verdad no sé qué decirle, no sé cómo arreglarlo. Levanto su cara y brazos gentilmente, me bajo al suelo con ella y la abrazo. Pensé que no podía llorar más y supero mis expectativas. Olivia llora también, me aprieta y no deja de repetir que lo siente.

Advertisements

6 thoughts on “Olivia

  1. Sin duda alguna un final triste. No creo que Olivia y la protagonista puedan levantarse de esto. Una vez que hay violencia física se cruza una línea y volver sobre los pasos es muy complicado. Eso sin considerar que no están arreglando nada, están simplemente lidiando con la tristeza del momento, que es muy intensa y dolorosa. Para que ya no duela, van a prometerse hasta la gallina de los huevos de oro, pero ninguna de las dos está diciendo: “¿qué ocasionó el cuerno?”.

    El “Perdón” de Olivia busca calmar y sentirse calmada. Busca resarcir y sentirse menos culpable, pero no resuelve nada. Esa “solución” recientemente obtenida durará unos días, quizá unas semanas, pero las razones de Olivia para poner el cuerno no se están solucionando, ni se están poniendo sobre la mesa, mucho menos están incluidas en la disculpa que pide. La protagonista seguro la perdona, sin entender tampoco qué llevó a su pareja a ponerle el cuerno y poder tomar cartas en el asunto.

    Nada ha cambiado. Esto va a repetirse.

    Liked by 1 person

    1. ¡HOLI! Gracias por leerme 😀 😀 Y sí, justo es un final súper triste. Tampoco creo que lo arreglen, no hay vuelta atrás después de una traición tan fea, y la cachetada tampoco estuvo bien. No sé por qué me da por escribir cosas tan triste siempre, hahahaha, gracias, gracias, gracias por leer y comentar 🙂

      Like

      1. Una vez que hay violencia física la cosa está complicada. Pero, por otro lado, no deberías lamentarte por escribir cosas tristes, porque el drama necesita de conflicto. Una pareja feliz no es una buena lectura, tristemente. Como dice la regla básica de la narrativa: si los personajes se la están pasando bien, los lectores no. 🙂

        Liked by 1 person

  2. Como siempre, me atrapaste! Me gustó mucho. Para mi gusto Olivia no debe regresar, hizo mucho daño engañando, una vez que lo hizo, sin problema volverá a engañar. En esta relación ya no hay confianza ni respeto. No hay futuro posible por más perdón que pidan. Besos!!!!

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s